sábado, 22 de noviembre de 2008

Walt Whitman

Hace ya un par de días, surgió en una conversación con una amiga la obra del genial autor estadounidense Walt Whitman, momento en el cual caí en la cuenta de que todavía no le había dedicado una sola entrada en este blog de cultura literaria, por lo que me decido hoy a remediarlo.


Walt Whiltman fue un poeta estadounidense nacido en 1819 y fallecido en 1892, que actualmente se considera como uno de los mayores de su nación. Influyó notablemente en otros artistas del período, como Federico García Lorca (el cual le dedicó una oda de su libro Poeta en Nueva York). Sus obras son fundamentalmente líricas y los temas que trata, extraordinariamente variados, como la libertad o la idea de patria.

Les invito a leer algunos fragmentos de la obra de este extraordinario autor, todos ellos integrados en la antología Hojas de hierba.

¡Oh, capitán!


¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro espantoso viaje ha terminado,
la nave ha salvado todos los escollos,
hemos ganado el premio que anhelábamos,
el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo entero regocijado,
mientras sus ojos siguen firme la quilla, la audaz y soberbia nave.
Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!
¡oh rojas gotas que caen,
allí donde mi capitán yace, frío y muerto!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, levántate y escucha las campanas,
levántate, por ti se ha izado la bandera, por ti vibra el clarín,
para ti ramilletes y guirnaldas con cintas,
para ti multitudes en las playas,
por ti clama la muchedumbre, a ti se vuelven los rostros ansiosos:
¡Ven, capitán! ¡Querido padre!
¡Que mi brazo pase por debajo de tu cabeza!
Debe ser un sueño que yazcas sobre el puente,
derribado, frío y muerto.

Mi capitán no contesta, sus labios están pálidos y no se mueven,
mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad,
la nave, sana y salva, ha anclado, su viaje ha concluido,
de vuelta de su espantoso viaje, la victoriosa nave entra en el puerto.
¡Oh playas, alegraos! ¡Sonad campanas!
Mas yo, con tristes pasos,
recorro el puente donde mi capitán yace,
frío y muerto.

Una hoja de hierba

Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.
Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.

Tu mirada

Me miraste a los ojos, penetrando,
en lo más profundo de mi alma.
El cristal azul de tus pupilas,
me mostraba, mi imagen reflejada.

Me miraste y pediste temblorosa
que un te amo, saliera de mis labios,
pero ellos ya no tienen más palabras
pues los golpes de la vida los han cerrado.

Me miraste y tu pelo se erizaba,
y una gota redonda en tu pupila
que brotó, de un corazón roto
y cayó recorriendo tu mejilla.

Me miraste y tu rostro empapado
me exigía una palabra, una respuesta,
y mentí diciéndote te amo
por ganar de tu cara una sonrisa.

4 comentarios:

Alhana dijo...

Si no recuerdo mal, la más famosa escena de El club de los poetas muertos está dedicada a este autor con el "!Oh, capitán!, ¡mi capitán!"

Un abrazo, viajera ;)

M@riel dijo...

Hola, Alhana:

Así es, la última y celebérrime escena de "El club de los poetas muertos" está dedicada a esa poesía de Walt Whitman. Gracias por mencionarlo, la verdad es que se merece una entrada.
Un abrazo.

El llano Galvín dijo...

Qué grande que es Whitman. Sólo he leído sus "Hojas de hierba", pero esa visión tan pura del mundo es magnífica, siempre tan esperanzadora. Un abrazo!!!

M@riel dijo...

Hola:

Me alegro de que te haya gustado; Whitman es realmente grande. Un abrazo.