viernes, 27 de febrero de 2009

Maus

Recientemente (el miércoles pasado) tomé prestada en la biblioteca una novela gráfica de la que me habían hablado con una cierta frecuencia y que, según me había contado, era sumamente interesante. Por ese motivo -y a causa de un proyecto académico para el que podía resultar útil- no tardé en llevármela a casa.


Maus es un libro que no deja a nadie indiferente. Trata el tema del Holocausto de un modo fascinante y en apariencia inocente pero, por mucho que los judíos del cómic sean ratones y los alemanes, gatos, la tragedia humana se respira en las viñetas dibujadas en blanco y negro, y subyace sin tregua, a menudo oculta. Cuanta mayor es la magnitud de esta tragedia, cuando el escritor se basó en las vivencias de su propia familia.

En la novela gráfica se diferencian dos secuencias temporales: la primera, un presente en el que Art Spiegelman toma notas acerca de lo que su padre le explica sobre su experiencia como judío en las décadas de los 30-40 y la otra, estas explicaciones, plasmadas en forma de viñetas y evidentemente situadas en un momento pretérito.

La obra se divide en dos partes:
Mi padre sangra historia (de 1930 a 1944), a su vez dividida en seis capítulos.
Y aquí comenzaron mis problemas, dividida ésta en cinco capítulos.

Un fragmento de Maus:


Art Spiegelman recibió un premio Pulitzer gracias a esta impresionante obra. Al respecto de la misma, me han encantado las palabras de Umberto Eco que aparecen en la contraportada del libro, con las cuales cierto este artículo:

"Lo cierto es que Maus es un libro que no se puede dejar de leer, ni siquiera para ir a dormir. Cuando dos ratones habla de amor, te conmueven; cuando sufren, lloras. Poco a poco, a través de este pequeño cuento que incluye sufrimieno, humor y superar las pruebas de la vida cotidiana, quedas cautivado po el lenguaje de esta vieja familia del Este de Europa y atrapado por su ritmo gradual e hipnótico. Cuando terminas Maus te da pena haber abandonado este mundo mágico (suspiras por la secuela que te hará regresar...)".

3 comentarios:

Eva C.R. dijo...

Tengo muchas ganas de leer ese comic. Estoy muy concienciada con el horror y la barbarie nazi, bueno, en realidad con la barbarie de todos los regímenes políticos como el de Franco o Adolf Hitler.

Son episodios de nuestra historia que no deberían repetirse si queremos seguir llamándonos personas.

Sara dijo...

M@riel, tú serás la "culpable" de que mañana vaya a buscar este libro en la biblioteca. Cuando lo lea ya lo comentamos.
P.D. Genial el post y el blog en general :D

Alhana dijo...

Uno de mis tebeos preferidos, sin duda alguna. Te recomiendo también Persépolis (y la película de animación que se hizo hace poco), a ver si lo puedes encontrar en la biblioteca. Grandes obras maestras de ese género minusvalorado, el comic.
Besos.