lunes, 25 de mayo de 2009

Mario Benedetti

Hoy dedicaré un post a uno de mis escritores favoritos, de cuyo fallecimiento se hicieron eco los medios de comunicación hace cerca de una semana. Y no es para menos. Mario Benedetti desarrolló una extensa y fructífera carrera literaria, regalando a sus lectores textos extraordinariamente hermosos.

Nació en el año 1920, en Uruguay. Fue en la capital de este país, Montevideo, donde pasó algunos años de su infancia y asistió a la escuela. Se inició siendo aún joven en el mundo de las letras, a través de algunos artículos de índole periodística en revistas y periódicos. Recibió algunos premios gracias a su labor en el mundo de la escritura. Años después, a causa de su militancia política, que no casaba con el clima social de Uruguay en aquellos momentos, se vio obligado a abandonar el país, en el año 1973 (Golpe de Estado del 27 de junio). Regresó a este país en 1983. Entretanto, continuó su producción literaria, en diversos campos. Si me permiten la apreciación, diré que prefiero al Benedetti ensayista y poeta que al autor de artículos, aunque, evidentemente, se trata de una opinión completamente subjetiva y personal. El célebre escritor recibió una serie de premios de Universidades, Asociaciones y Organismos a nivel nacional e internacional. Falleció hace apenas una semana, el 17 de mayo de este mes.

Les dejo dos de mis poemas favoritos de Benedetti, deseando que los disfruten tanto como yo:

Ustedes y nosotros
Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial,
nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual.

Ustedes cuando aman
calculan interés
y cuando se desaman
calculan otra vez,
nosotros cuando amamos
es como renacer
y si nos desamamos
no la pasamos bien.

Ustedes cuando aman
son de otra magnitud
hay fotos chismes prensa
y el amor es un boom,
nosotros cuando amamos
es un amor común
tan simple y tan sabroso
como tener salud.

Ustedes cuando aman
consultan el reloj
porque el tiempo que pierden
vale medio millón,
nosotros cuando amamos
sin prisa y con fervor
gozamos y nos sale
barata la función.
Ustedes cuando aman
al analista van
él es quien dictamina
si lo hacen bien o mal,
nosotros cuando amamos
sin tanta cortedad
el subconsciente piola
se pone a disfrutar.
Ustedes cuando aman
exigen bienestar
una cama de cedro
y un colchón especial,
nosotros cuando amamos
es fácil de arreglar
con sábanas qué bueno
sin sábanas da igual.

Te quiero
Tus manos son mi caricia,
mis acordes cotidianos;
te quiero porque tus manos
trabajan por la justicia.

Si te quiero es porque sos
mi amor, mi cómplice, y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Tus ojos son mi conjuro
contra la mala jornada;
te quiero por tu mirada
que mira y siembra futuro.

Tu boca que es tuya y mía,
Tu boca no se equivoca;
te quiero por que tu boca
sabe gritar rebeldía.

Si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Y por tu rostro sincero.
Y tu paso vagabundo.
Y tu llanto por el mundo.
Porque sos pueblo te quiero.

Y porque amor no es aurora,
ni cándida moraleja,
y porque somos pareja
que sabe que no está sola.

Te quiero en mi paraíso;
es decir, que en mi país
la gente vive feliz
aunque no tenga permiso.

Si te quiero es por que sos
mi amor, mi cómplice y todo.
Y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

No hay comentarios: