martes, 7 de julio de 2009

Eva Luna

Hacía ya varios meses que no leía un libro de Isabel Allende. Recuerdo que el primero fue El reino del dragón de oro, perteneciente a la trilogía de La ciudad de las bestias y El bosque de los pigmeos. De eso hace ya unos años y, poco a poco, he ido conociendo otras obras de la autora, siendo mis favoritas La casa de los espíritus e Inés del alma mía.


Gustándome tanto la literatura de Isabel Allende, realmente me extraña no haber leído hasta ahora su tercera novela, Eva Luna, pero quizá olvidé tomarla prestada en la biblioteca o poco a poco fui postergando su lectura. El otro día, visitando uno de mis adorados rastrillos, la encontré y no pude resistirme.



Hace unos minutos he concluido su relectura, y no me resisto a escribir este post recomendándosela sinceramente. Allende embruja al lector con la más pura magia de las palabras, llevándole de la mano y guiándole en toda una odisea por distintas historia que se entretejen sin enmarañarse, confluyendo en un final común. Fascinante, sin duda, como la protagonista y narradora de esta historia, un personaje seductor e interesante, pero no el único del libro. Junto a ella aparecen muchos otros caracteres más o menos secundarios que son capaces de fascinar también al lector.



No pierdan la magnífica oportunidad de leerla.

1 comentario:

Alhana dijo...

Vaya, has tenido que tocar una de las autoras que por mucho que lo intento, no puedo tragar. Leí en su día su obra más famosa, La casa de los espíritus, y me resultó de lo más empalagosa. Tras esa leí un par de los que no recuerdo el título porque tenía más ganas de terminarlos que de disfrutarlos. El realismo mágico sudaméricano no es lo mío, me temo :-(