martes, 28 de abril de 2009

La ladrona de libros

Me regalaron esta novela hace unas cuantas semanas, y lo cierto es que la leí en apenas una noche. Ya cuando iba por la página cien me di cuenta de que era completamente necesario dedicarle un posts. Y es que, pese a que normalmente no me fío de los libros catalogados como bests-sellers (y que a menudo son los más vendidos por marcketing en lugar de por calidad), éste me ha gustado.


Se trata de una historia triste, inocente y emotiva, con un final desgarrador que no revelaré, porque el lector se acerca a él envuelto en una magia semejante a la de un cuento de hadas salpicado de episodios tristes, y no me parece adecuado romper esta magia.

La ladrona de libros es una novela singular ya desde su primer párrafo, por ser curiosa identidad de la narradora de la historia. Es la Muerte, la Señora de lo Oscuro que tanto terror nos inspira, quien con pasmosa calma y con una cierta atemporalidad nos narra la historia de la ladrona de libros, quizá como un cuentacuentos que deja fluir las leyendas de su boca en medio de una biblioteca o como el explorador que explica sus aventuras al término de un viaje. Al menos esa fue mi sensación al leer la novela.

La protagoniza una niña, la ladrona de libros, que poco antes de que empiece la guerra, tras presenciar la muerte de su hermano, debe quedarse a vivir con unos padres adoptivos en un pueblecito alemán. Se describe así su infancia en un país roto por una de las guerras más crueles de la historia; una infancia llena de acontecimientos interesantes, como la amistad que traba con un judío refugiado.

Fascinante. Subyugadora. Amena y emotiva. Una novela que llega a hacer brotar las lágrimas, a veces de alegría y ternura, a veces de tristeza.

domingo, 12 de abril de 2009

Menos tu vientre

Para concluir este ciclo de poemas hábilmente musicados, dejo estos versos de Miguel Hernández, de nuevo magistralmente cantados por Joan Manuel Serrat. Aprovecho el hecho de que se trata de mi último post acerca de este tema -al menos por el momento- para exresra mi opinión acerca de él. Me parece -juzguen ustedes mismos- que una poesía, ya de por sí hermosa y sugerente, toca con mayor fuerza las emociones del lector/oyente en cuanto se presenta de forma cantada y acompañada con música. Y es que la poesía y la música son ambas lenguajes del alma.

Menos tu vientre

Menos tu vientre,
todo es confuso.
Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.
Menos tu vientre,
todo es oculto.
Menos tu vientre,
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.
Menos tu vientre,
todo es oscuro.
Menos tu vientre
claro y profundo.



viernes, 3 de abril de 2009

Vencidos

Les dejo el poema Vencidos, de León Felipe, magistralmente interpretado por Joan Manuel Serrat.

Vencidos

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Y ahora ociosa y abollada,
va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero,
sin peto y sin espaldar.

Va cargado de amargura
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá quedó su ventura
en la playa de Barcino,
frente al mar.

Cuántas veces, Don Quijote,
por esa misma llanura,
en horas de desaliento
así te miró pasar
y cuántas veces te gritó:
"Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar.

Hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado,
hazme un sitio en tu montura,
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar.

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo
y llévame a ser contigo,
contigo pastor".

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero
de retorno a su lugar.