martes, 2 de marzo de 2010

Lo que se siente sobre un escenario es una experiencia única

Escribía la semana pasada acerca del impresionante estreno de Bodas de sangre a cargo del grupo de teatro Noite Bohemia, que ha tenido su eco en los medios locales y nacionales. Continuando en este misma línea y tratando, de hecho, el mismo tema, hoy complemento el artículo del pasado día con una entrevista a uno de los jóvenes actores que nos trajeron toda la poesía y la emoción de Lorca con sus geniales interpretaciones.

Alexandre López el protagonista de esta entrevista, junto al grupo de teatro Noite Bohemia. Estudiante de Bachillerato, amigo de sus amigos para quienes le conocen, amante del teatro y de otras artes, y joven de su tiempo sin caer en estereotipos, sobre el escenario demostró su valía encarnando el nada sencillo papel de Leonardo.

V.L.:Pocas veces salta a los medios de comunicación una iniciativa como ésta, la de un grupo de jóvenes aficionados al teatro que lo viven y lo sienten. ¿Cómo nació Noite Bohemia? Tengo entendido que
Bodas de sangre no es el primer proyecto que este grupo lleva a cabo, ¿en qué otros proyectos ha estado implicado?
A.L.: Noite Bohemia nació como fruto de la pasión por el teatro. Somos un grupo muy ambicioso y nos gusta alcanzar nuevos límites. El nombre del grupo lo decidimos (en el bus) de vuelta a Coruña tras una actuación, fue algo espontáneo. Hemos trabajado con dos obras más: una comedia,
Tres sombreros de copa, y un drama, Antígona. Han sido proyectos más sencillos que Bodas de sangre, pero satisfactorios. Tres sombreros de copa quedó en cuarto lugar en el concurso Intercentros, con cuatro actores destacados y un mejor actor. Antígona quedó en tercera posición, con tres actrices destacadas. Este año, nuestro director ha querido reunir a todo el reparto de actores en una sola obra y, por lo que parece, ha dado buen resultado.
V.L.: Para los que hemos tenido ocasión de veros actuar, realmente ha sido un verdadero honor disfrutar de esos cerca de noventa minutos, pero a veces es complicado imaginar cuánto esfuerzo hay detrás de una representación con tanto éxito. ¿Cómo fueron las semanas de preparación de
Bodas de sangre?
A.L.: Las semanas de preparación fueron intensas, quizá algo estresantes en algunos momentos. Aún con todo ello tenemos un ambiente inmejorable en la compañía, ya que somos como una gran familia, y eso ha hecho que fuera todo muy llevadero y gratificante.
V.L.: Del mismo modo, a menudo, tras el temple de un actor y su buena interpretación, nos cuesta pensar en lo complejo de la misma, los ensayos, los nervios, la ilusión... ¿Qué se siente sobre un escenario? ¿Cómo se viven los minutos anteriores al momento de salir a escena?
A.L.: Lo que se siente sobre un escenario es una experiencia única. No sé cómo describirlo. Te sientes lleno. Los momentos antes de salir son nervio puro. El corazón se acelera, ¡y es flipante!
V.L.: Con gran frecuencia, en los medios se ofrece una visión de la juventud de hoy día como completamente desinteresada en temas de tipo cultural, ¿qué opinas acerca de esto? ¿Crees que proyectos como
Bodas de sangre ayudan a visibilizar otro tipo de iniciativas, en cierta manera a cambiar este concepto?
A.L.: Quizá esa afirmación sea cierta. Hoy en día la gente de nuestra edad no muestra demasiado interés hacia la cultura. Proyectos como
Bodas de sangre pueden ayudar a fomentar la cultura perdida, sí. Aún así, como toda persona de nuestra edad, también salimos de fiesta, nos divertimos y lo pasamos bien.
V.L.: El estreno de Bodas de sangre fue un tema muy tratado por los medios, en buena parte por la muy polémica decisión de la SGAE. ¿Qué supuso tener a parte de la prensa, la televisión y la radio pendiente de la representación?
A.L.: Supuso cierto agobio, ¡aunque sano! Lo cierto es que gracias a los medios pudimos hacer presión tanto sobre el heredero de Lorca como sobre la SGAE. Tener grupos de apoyo en Facebook o Tuenti también ha ayudado, así como salir en todos los telediarios nacionales y en la prensa.
V.L.: El otro día, te vimos como una verdadera encarnación del Leonardo de Lorca, pero, ¿cómo fueron tus inicios en el teatro? ¿Cuál ha sido el papel que más te ha marcado?
A.L.: Comencé en 2008, justo cuando se creó Noite Bohemia. ¿Mis inicios? Fueron algo desastrosos, no sabía cómo debía actuar. El personaje que másme ha marcado ha sido Leonardo en
Bodas de sangre. La pureza del sentimiento, lo que siente, cómo actúa, como se relaciona con los demás personajes. Su pasión. Su carácter. Son rasgos que me llaman realmente la atención. Es una suerte poder ejercer de Leonardo.
V.L.: Como miembro de un grupo de teatro, ¿animarías a otros jóvenes a intentar participar en una iniciativa parecida?¿Es necesario tener alguna clase de aptitud especial o es el esfuerzo y la capacidad de autosuperación lo que prima?
A.L.: ¡Claro que sí! Animo a cualquier persona a que haga realidad sus metas. Si le gusta el teatro, como en este caso, es muy sencillo. Sólo hay que ponerse las pilas y tener ganas de comerse el mundo. El esfuerzo es algo muy importante, como el afán por conseguir tus metas. Nunca te puedes rendir.
V.L.: Noite Bohemia nos ha traído una excelente representación de la obra del gran escritor granadino. Si Lorca viviese hoy día, ¿qué crees que opinaría de vuestra lucha por conseguir que nadie os baje del escenario?
A.L.: Creo que Lorca se sentiría halagado por defender de tal modo la cultura y, en especial, su magnífica obra. Ojalá viviera para poder ver el abuso que hace la SGAE sobre gente humilde como nosotros.



Desde Viajes Literarios, envío mis más sinceros agradecimientos a Alexandre López y a todo el grupo Noite Bohemia. Con iniciativas como éstas, realmente dan deseos de, parafraseando a Álex, ponerse las pilas y renovar las ganas de comerse el mundo. Bloggera y literariamente, claro.

(1) Imagen tomada durante la representación de Bodas de sangre.

No hay comentarios: