miércoles, 19 de mayo de 2010

Asesinato

Poeta en Nueva York se considera uno de los libros poseedores de compleja interpretación -casi críptica- dentro de la literatura de Federico García Lorca. Publicado de manera póstuma, se aleja de la forma de otros textos como los pertenecientes al celebérrimo Romancero Gitano y explora otras formas de expresión, con un estilo vanguardista y emparentado a veces con el surrealismo. La recopilación de poesía tiene que ver con la experiencia vital del autor, en primer lugar en lo que a localización y referencias se refiere, y en segunda instancia en lo vinculado con la sencilla expresión poética del propio sentir. Hoy les dejo uno de mis poemas favoritos, Asesinato, en el que a través de la poética representación de un dolor físico se transmite otro de corte más íntimo y espiritual. Cómo no reparar, además, en ese verso -El mar deja de moverse- tan relacionado con las metáforas lorquianas y que, de hecho, ha dado título a un interesante y polémico documental que gira en torno al asesinato del escritor.

Asesinato

¿Cómo fue?
Una grieta en la mejilla.
¡Eso es todo!
Una uña que aprieta el tallo.
Un alfiler que bucea
hasta encontrar las raicillas del grito.
Y el mar deja de moverse.
¿Cómo, cómo fue?
Así
¡Déjame! ¿De esa manera?
Sí.
El corazón salió solo.
¡Ay, ay de mí!


No hay comentarios: